TRABAJAMOS POR TU SALUD

Jon Bru . Fisioterapia en Pamplona Biomecánica ciclismo Osteopatía Mutilva
Entrevista

jon_chikung

 

Jon Bru: “Quizás esté pasando los mejores años de mi vida, la mejor época”

MIKEL BERNUÉS - Lunes, 5 de Diciembre de 2011

Jon Bru colgó hace tres años la bicicleta y se olvidó de ella. Desde entonces su trabajo consiste en relajar al personal, y para ello utiliza la medicina tradicional china, especialmente el Chi-Kung. Entre otras cosas, se trata de controlar la respiración y estar a lo que hay que estar

Aunque pueda resultar extraño, el hombre retratado en la fotografía con un kimono negro era hasta hace escasos tres años ciclista profesional. Jon Bru (18-10-1977) cambió el maillot naranja del Euskaltel y un deporte con profundas raíces en esta tierra por las técnicas orientales y el Chi-Kung, una ignota disciplina china de la que es profesor. Al afilado beratarra las alergias y dos últimas temporadas de sinsabores le apartaron de los pedales, pero para entonces ya tenía claro hacia dónde quería orientar su vida. Ahora, él y el exbiker (además de fisioterapeuta y osteópata) Ander Zulet comparten negocio, hilo musical chill-out y buen ambiente en un coqueto rincón de Mutilva Baja, el Jon Bru Center.

Bru habla de la búsqueda interior y de encontrar nuestro centro natural. Dice que está más o menos a la altura del ombligo. También dice que atraviesa la mejor etapa de su vida. El Chi-Kung tendrá buena parte de culpa. Y quizás ayude el hecho de que en el centro natural de su mujer, más o menos a la altura del ombligo, patalea Andrea, su primera hija, que nacerá dentro de dos meses.

Con ese kimono, a uno le entran dudas sobre su pasado ciclista.

Esa etapa ya está casi olvidada. Parece que han sido dos días como ciclista, que llevo toda la vida trabajando en esto. Quedan recuerdos buenos, recuerdos duros y sobre todo muchos amigos, porque hay mucha unión entre los ciclistas. Son tantas horas de entrenamiento juntos que se hace mucho contacto.

Lo dejó, y en pocos meses ya se había montado este ‘chiringuito’

Pues sí. Mientras era ciclista estuve estudiando masaje, luego empecé con la medicina tradicional china, y el centro ya lo tenía montado siendo profesional. Tenía claro que me gustaba. Llevo más de diez años practicando Chi-Kung. Me ayudaba a tener la mente centrada, estar enfocado, relajado… y sabía que quería tirar por aquí. Quería transmitirlo a la gente, poder enseñarlo.

¿Y no tiene morriña de la bici?

Siempre tendemos a pensar qué hubiera sido, qué hubiera podido pasar… A la mente le gusta jugar ese papel, y viendo carreras que me encantan, sobre todo las clásicas o un Tour, sí entra morriña. Me hubiera gustado participar en una, pero no tengo ninguna gana de coger la bici y entrenar. Ahora juego a tenis, hago Chi-Kung, Kung-Fu y otros deportes, pero la bici no. Estas carreteras las tengo muy recorridas, y además las sensaciones de los dos últimos años no son un buen recuerdo. Aunque si me dejan diez días en los Pirineos con la bici los recorrería encantado. En dos años casi no he tocado la bici, y sin embargo intento jugar un par de partidos de tenis a la semana.

La pregunta es obligada: ¿Qué es esto del Chi-Kung?

Yo practico el Chi-Kung Shaoling, que viene del monasterio Shaoling, donde se fundó hace 1500 años. Un monje hindú acudió al monasterio y se encontró a unos monjes muy debilitados de tanto meditar. No practicaban ejercicio, y les enseñó esta disciplina. Es la base para estar sanos, para tener salud. Son ejercicios de relajación para estar tranquilito, meditación en movimiento. A partir de ahí se fue desarrollando el Kung-Fu, pero esa es la base. Chi es energía y Kung ejercitar. La terminología resulta bastante nueva.

No suena muy occidental eso de ejercitar la energía…

No es un concepto tan abstracto como lo podemos entender en Occidente. Aquí escuchamos energía y ya suena a algo espiritual, etéreo. Y en realidad es mucho más concreto. En el paradigma chino tienen otra manera de hablar. Hablan de energía, de fuego, de agua, de frío o de viento. Aquí nos cuesta entenderlo porque tenemos otro paradigma.

¿Nos afecta el ajetreo de esta sociedad en la que vivimos?

Tenemos muchísima información a lo largo del día: Teléfono, internet, trabajo, anuncios, televisión, el centro comercial… Se dice que recibimos en una semana la misma información que nuestros antepasados a lo largo de toda su vida. A la mente, que tiene que procesarlo, le supone un barullo excesivo. Vivimos con mucha prisa, acelerados… son años de muchísimo estrés, y según dirían los chinos, eso provoca que nuestro centro energético ascienda.

¿Y eso en qué se traduce?

Nuestra respiración se vuelve más superficial, menos profunda. Nuestros hombros, en vez de estar relajados y abiertos, se tensan, nuestra mandíbula también se contrae… Todo esto genera más estrés, y eso a su vez más tensión. Es una rueda, y el Chi-Kung lo que aporta es serenidad, tranquilidad. Respirar profundamente, calmar la mente y recuperar nuestro centro natural, que está a la altura del ombligo, un poquito más abajo.

Explicando estos conceptos a sus alumnos, ¿nadie le toma por loco?

No, porque generalmente las personas que vienen y se interesan por el Chi-Kung o han oído hablar de él, o tienen la referencia de algún amigo que lo practica. Por lo general tienen buena predisposición. Y luego solo hay que probarlo para ver que funciona. Esa es la mejor prueba: cuando te hablan de algo, lo practicas y ves que funciona, que estás más tranquilo y sereno.

¿El negocio también funciona?

Sí. Lo montamos en plena crisis y estamos funcionando a tope. Hoy en día hace falta un poco de conciencia, de conexión con uno mismo y búsqueda del interior.

¿Cómo se topa un ciclista de Navarra con esta disciplina china? 

Empecé en Pamplona, recomendado por un amigo que me dijo que iba bien para las alergias. Estaba enfocado a mi carrera profesional, pero lo practicas, te encuentras mejor y el siguiente nivel es aplicarlo el resto del día, introducirlo en tu vida. No es más que centrarte, estar en lo que estás. Si estoy comiendo estoy comiendo, si estoy lavándome los dientes más de lo mismo, si estoy hablando con mi mujer, jugando con mi hijo… Tendemos a trabajar pensando en la comida, comer pensando en la siesta, estar en la siesta y no poder dormir porque se ha quedado algo pendiente del trabajo… La mente tiende a escaparse del momento presente, cuando lo único real es el ahora. Eso es el estado del Chi-Kung, estar presente.

¿Somos muy diferentes orientales y occidentales?

Aquí lo queremos solucionar todo con la pastilla. Todo. Allí lo solucionan con Chi-Kung, acupuntura, con el ejercicio, dieta equilibrada… están más concienciados. Quizá por cultura, o porque nos resulta más cómodo, nosotros tiramos mucho de la pastilla. También buscamos el bienestar fuera, y lo tenemos que encontrar dentro. Cuando lo encontremos dentro podremos expandirnos. ¡Es siempre lo mismo! Aplicarlo requiere esfuerzo, disciplina, trabajo y constancia, pero los resultados son gratificantes.

¿La crisis también tiene que ver con buscar fuera lo que estaba dentro?

Es más de lo mismo. En algo nos hemos equivocado. Nos identificamos con lo que tenemos: Tanto tengo, tanto soy. Es un problema de la mente. Se ha ido buscando fuera con un excesivo consumismo, una rueda de buscar y no encontrar, y de desgaste. Llevamos un despilfarro que además no es viable para la tierra. Es duro, porque estamos pasando años muy difíciles, pero que al menos nos sirva para sacar algo positivo. Cambiar el chip y darnos cuenta de que vivimos en un planeta que tiene un límite.

Cambiemos de tercio. ¿Siempre escucha música tranquila, o en casa se vuelve más macarra?

Ahora que estoy aquí todo el día escuchando relajación me he vuelto bastante más tranquilo. Igual llego a casa y a veces sí que me apetece música más guerrera, y nos ponemos a bailar mi mujer y yo, pero cada vez me gusta la música más tranquilita. Cuando andaba en bici escuchaba temas más movidos. Me gustaba el flamenquillo, música alegre, Melendi, Niña Pastori…

¿En su vida también se ha relajado?

Siempre he sido muy movido, bastante balilla. Pero ahora me encuentro muy centrado. Quizás esté pasando los mejores años de mi vida, la mejor época. Además, en dos meses voy a ser papá de una niña que se llamará Leire. Me encuentro muy centrado, el Chi-Kung me ha aportado muchísimo. Pero calmar la mente es un trabajo diario. Siempre nos lleva a deseos, a querer más. La mente quiere jugar, es como un niño pequeño. Yo la identifico con un caballo, un purasangre salvaje que hay que domesticar. Si no lo logras el purasangre hace lo que le da la gana, es una bestia. Domesticado también es una bestia, pero para bien.

¿El equilibrio interior es compatible con salir de fiesta?

Es totalmente incompatible. No puedes salir y estar el lunes trabajando. Cuando era ciclista acababa la temporada y sí hacía mis juergas. Llevabas todo el año sin salir, te bebías dos cervezas y no necesitabas más. Ya estabas mareado. Luego coincidió la época de la Universidad. En octubre, noviembre y diciembre era fiel a los jueves universitarios. Estábamos viviendo en la residencia Larrabide y el jueves era un día grande… aunque el viernes era más triste. Tengo grandes recuerdos de aquella época.

¿Su mujer también le pega a esto del equilibrio interior?

Ella es una experta de pilates, pero también hace conmigo todos los días Chi-Kung. Cuando me conoció, ya había hecho algo de meditación, y enseguida le gustó. En ese aspecto estamos muy unidos, porque compartimos muchas cosas. En casa antes hasta incluso teníamos el cuartico del Chi-kung. Pero ahora se ha acabado, porque va a ser el cuarto de Leire. Nos ha quitado el sitio.

 

La entrevista en el Diario de Noticias

Bru Health Center . Fisioterapia en Pamplona, Osteopatía, Masaje deportivo y Biomecánica del Ciclismo located at Paseo Ibaialde 182 , Mutilva-Pamplona, Navarra . Reviewed by 78 usuarios rated: 4.9 / 5